8 de marzo. No les gustamos víctimas…

… tampoco luchadoras. 

Mejor calladas. 

Pues no.  No estáis de suerte.

Negar, obviar o menospreciar la discriminación, el acoso, la violencia de género y la desigualdad por razón de género no hace que dejen de existir. No cumplir con la igualdad es incumplir la Constitución, saquen las banderas. 
 
Lo contrario de #Feminismo no es #Machismo, es #AntiFeminismo.
Es decir, contrario a la igualdad.
Y tengo tantas cosas por decir que las resumo en un gesto de compromiso con todas esas mujeres que, apoyando las reivindicaciones, no pueden manifestarse, rebelarse, protestar… Y por todos esos hombres que comprenden, a pesar del ruido, que feminismo es igualdad. Venga va, y por ti que, sin apoyarla, te beneficiarás de lo que se vaya consiguiendo.
.
.
28810627_1855999834475128_1900178857_o
8 de marzo. No les gustamos víctimas…

Argumentaciones en redes sociales

     No tengo ni idea de qué proceso psicofisiológico se lleva a cabo en uno mismo cada vez que se esgrime un argumento, pero se puede deducir que, si no el orden, sí la calidad de los factores altera el producto. Y la inmediatez de las redes sociales ha devenido en un resultado inquietante: cuanto menos formada tenemos la opinión, más posibilidades hay de que utilicemos argumentos reversibles. ¿Qué validez tiene una argumentación que puede servir para defender exactamente la posición contraria?

    Este ejemplo menciona partidos políticos, pero es una mera anécdota, podría extrapolarse a cualquier tema. Lo que pasa es que fue este tuit el que motivó este post y, por tanto, es el que menciono, pero ya digo que no pretende ser esta una reflexión política, ni posicionarme respecto al contenido:

Argumentos en redes sociales y viceversa

Mi conclusión es que si tus argumentos valen para respaldar lo contrario, o para que se contraargumente utilizando el mismo razonamiento, deberíamos darlo por incorrecto y buscar otro argumento más sólido. ¿Qué opináis vosotros?

Mónica Cillán

Argumentaciones en redes sociales