FicZone a estudio. IES Cartuja

Actividad #CyACartuja del 6 de mayo 2016

Hoy os doy la bienvenida a mi blog porque la actividad requiere una introducción más extensa.

El objetivo de hoy es que apliquéis los conocimientos que habéis adquirido estos días y poder hacer un diagnóstico rápido del estado de un servicio de atención al cliente en Twitter. Para ello, haremos dos cosas: buscar tuits en el perfil de FicZone y ponerle nota del 1 al 10 en atención al cliente.

Valoraremos: lenguaje, resolución de problemas, escucha activa para mejorar y si el trato a todas las personas es igual. Más abajo os lo explico con detalle.

¿Preparados? Os dejo la actividad y nos leemos en #CyACartuja.

.

El fin de semana pasado se celebró en Granada la FicZone: Convención de cómic, animación y juegos de Granada. ¿Alguien asistió? 

b3d04badeb6940c944c29ebace6b867f_400x400
Logo de FicZone, convención del cómic, animación y juegos. Granada.

Como veréis, es un encuentro puntual que mueve mucha gente y que, por supuesto, recibe críticas, halagos, solicitudes de información y quejas, por lo que, sin llegar a ser un negocio al uso, requiere de una atención al cliente específica para un público específico. Nuestro objetivo es valorarlo en su conjunto. Las partes de la actividad son:

 1-El mejor tuit o conversación2- Motivo de despido3- Valoración general del perfil.png

 

 

¡Espero vuestras respuestas con mucho interés!

 

Mónica Cillán

FicZone a estudio. IES Cartuja

Cosas que me dice mi yo analógico

En la vida (y, sobre todo, en Facebook) triunfan tres cosas:

la mediocridad, los estereotipos y el miedo.

Mi yo analógico. Foto de Tatsuyoshi Hattori Pedraja
Imagen de Tatsuyoshi Hattori Pedraja. (Gracias).

Es interesante ver cómo se apoya (en esta red social), sin nigún tipo de escrúpulo, a gente y contenidos mediocres que no aportan nada de valor. Siendo simples copias de copias de copias y refritos de publicaciones o de consejos de coaching.

Me sorprende, también, que se usen lazos y frases reivindicativas en, por ejemplo, el Día de la Mujer, y luego llenéis los perfiles de imágenes y frases que la denigran. (Esto valdría para cada una de las causas que se reivindican).

Y el miedo, que campa a sus anchas. No hay más que veros la rabia y la inquina en los comentarios politicos y en las reacciones a una crítica. Se intenta hacer pasar por opinión, pero a mí me parece un escudo de palabras con el que intentar defenderse, como si una opinión contraria supusiese un ataque feroz. Mesura, señores, aprendamos escuchando opiniones diferentes.

Y, de verdad, no es obligatorio publicar cosas (miles de cosas absurdas, la mayoría de las veces) a diario. Si no tienes nada que aportar un día, no pasa nada. Cállate y disfruta leyendo al resto.

Mónica Cillán

@mcilland

Cosas que me dice mi yo analógico

Mis intenciones ficticias

     A mí me interesa que se hable de recuperación económica. Me interesa que la gente se lo crea, sobre todo las pequeñas y medianas empresas. Me interesa muchísimo que el optimismo alcance sus cotas más elevadas. Y, sobre todo, me interesa que sea verdad. Pero no me puedo -ni os debería- engañar. Porque sería el primer paso, quizá el único, hacia el precipicio.

Mis intenciones ficticias.Presidente del Gobierno de Mi Casa

Mis intenciones ficticias

     Los mundos ideales tienen mucho de verdad, pero tienen mucho más de intenciones, y la intención con que se hacen las cosas es quizá lo peor de las acciones.  A veces los hechos no responden a las intenciones, ni las justificaciones que se aportan responden a la verdad de la intención que las motivó.

     Seguro que todos recordáis haber escuchado alguna vez algo así como, “lo siento, no fue mi intención”. Y quizá sea cierto que quien os hablaba creyera que no era esa su intención, pero ¿cuál era entonces? ¿Te hizo daño cuando su intención era demostrarte cuánto te quería? La mente te dirá una y otra vez que las palabras no encajan con los hechos. Y esa es la única forma de saber si las intenciones fueron o no las que tú crees que fueron. Si mi intención es demostrarte cuánto te quiero, mi mente se centrará en aquellas cosas que yo sé que te gustan, que te producen placer, alegría, ilusión…, ¿y resulta que lo que finalmente hago es dañarte?. ¿Qué ha podido fallar entonces? Ha fallado, y estrepitosamente, la variable más importante: que yo te quiera de verdad, y que cuando piense en eso que te gustará piense solo en ti y en tus deseos, sin que intervengan para nada los míos.

     Traslademos este ejemplo a la política. Quieren que nos sintamos bien, demostrarnos que hacen cosas por nosotros porque nos valoran como ciudadanos y gobiernan para todos. Y, en el mejor de los casos,  hacen cosas que ellos creen que son lo mejor para nosotros. ¿Qué falla entonces si el resultado de esas cosas no redunda verdaderamente en algo positivo para nuestra vida? Que vuelve a fallar la variable más importante: no es verdad que nos quieran, por tanto, la intención verdadera nunca puede ser complacernos.

     Las palabras se las lleva el viento.

Mónica Cillán.

Mis intenciones ficticias

Argumentaciones en redes sociales

     No tengo ni idea de qué proceso psicofisiológico se lleva a cabo en uno mismo cada vez que se esgrime un argumento, pero se puede deducir que, si no el orden, sí la calidad de los factores altera el producto. Y la inmediatez de las redes sociales ha devenido en un resultado inquietante: cuanto menos formada tenemos la opinión, más posibilidades hay de que utilicemos argumentos reversibles. ¿Qué validez tiene una argumentación que puede servir para defender exactamente la posición contraria?

    Este ejemplo menciona partidos políticos, pero es una mera anécdota, podría extrapolarse a cualquier tema. Lo que pasa es que fue este tuit el que motivó este post y, por tanto, es el que menciono, pero ya digo que no pretende ser esta una reflexión política, ni posicionarme respecto al contenido:

Argumentos en redes sociales y viceversa

Mi conclusión es que si tus argumentos valen para respaldar lo contrario, o para que se contraargumente utilizando el mismo razonamiento, deberíamos darlo por incorrecto y buscar otro argumento más sólido. ¿Qué opináis vosotros?

Mónica Cillán

Argumentaciones en redes sociales