Título del cuento: Él firmó el TTIP

Si te dijera que estamos siendo colonizados, probablemente me tratarías de convencer de que eso en occidente no es posible y que me replanteara mi opinión. Todos entendemos la colonización como un acto violento en el que un país es invadido por otro, basándonos en el conocimiento histórico que tenemos de las colonizaciones de países europeos en Sudamérica, África o Asia, sobre todo en los siglos pasados. Incluso las más recientes intervenciones estadounidenses en países de Oriente Medio.

Hoy me propongo ampliar la visión que tenemos de colonización:

la que se lleva a cabo a través de la seducción.

EEUU-UE-620x389
Imagen propiedad de valoresdigital.es

Erase una vez, en una comunidad de vecinos…

1.- Planteamiento:

El presidente de tu comunidad te informa, en la reunión de vecinos, de que ha firmado un acuerdo, sin consultarte, por el que yo llenaré tu nevera cada día; a cambio, tú solamente deberás dejar tu puerta abierta de par en par para que yo pueda entrar a cumplir mi parte del trato.

¿Hasta aquí estamos de acuerdo? Todo parecen ventajas, ¿no?

2.- Primeros resultados:

Pasado un tiempo, tú decides que ya no quieres comer más la comida que yo te llevo porque incluye productos transgénicos que son perjudiciales para la salud, y decides cerrarme la puerta. Estás en tu derecho (o eso crees).

3.- Consecuencias:

Yo acudiré al presidente de tu comunidad a exigirle que te obligue a mantener tu puerta abierta o me tendrá que indemnizar en la cuantía que yo estime que pierdo ante tu arrebato.

Supuestamente, este era un acuerdo en el que nadie perdía nada, de hecho, yo me estaría ahorrando la comida que te llevo directa a tu casa. ¿Por qué me enfado entonces y pido que me indemnicen? Bueno, al presidente se le olvidó informarnos de que no nos podíamos negar a dejar nuestra puerta abierta de par en par.

Todos los vecinos pedirán al presidente que acuda a un juzgado a denunciar el abuso, pero no podrá, porque en la letra pequeña del acuerdo ponía que el trato estará sujeto a un ‘tribunal privado’ que me dará la razón, seguramente, porque quien habrá incumplido el compromiso serás tú al cerrarme la puerta.

Entonces, el presidente de la comunidad tendrá dos opciones: obligarte a mantener tu puerta abierta de par en par hasta que yo quiera, o coger los fondos de la comunidad e indemnizarme, con lo que la caja común se quedará vacía.

4.- Daños colaterales:

Si te obliga a mantener la puerta abierta, acabarás por revelarte, causando disturbios en la comunidad. El presidente se verá obligado a reprimirte tu deseo de comer sano enviando a la policía, pues los tratos están para cumplirlos.

Pero si el presidente decide salvaguardar tu derecho, tus vecinos te odiarán por haber querido defender tu derecho a alimentarte de forma sana, porque habrá que indemnizarme y, por tanto, habrá que despedir a la señora de la limpieza y apagar la luz de la escalera de forma permanente; no podrá regar los jardines porque no podrá permitirse el gasto de agua, y pedirán cada día que no haya una avería en la escalera en mucho tiempo porque no podrán repararla.

¿Qué opción consideras que es la mejor que podría tomar el presidente de tu comunidad?

Y lo más importante, ¿quién protegerá tu derecho a comer sano?

FIN.

Personajes invitados:

Yo: EEUU-UE

Tú: España

Presidente de la comunidad: presidente del Gobierno de España

Comunidad de vecinos: Españoles

Tribunal privado: la nueva forma de justicia marcada por el TTIP

Mónica Cillán.

Título del cuento: Él firmó el TTIP

Carta abierta a los alumnos de José Miguel García, del IES Cartuja

...

 Es la quinta vez que empiezo este post y no me muevo de aquí hasta que lo termine y lo publique. Me hubiera gustado escribirlo hace semanas, lo confieso, pero tengo cuatro buenas razones que, sin que sirvan para excusarme, quiero contaros. Me han propuesto tres nuevos proyectos de golpe: uno personal, uno laboral y uno político; la cuarta razón la encontraréis en el apartado De qué me ha servido a mí. El proyecto personal no ha influido mucho en el retraso porque lo he aplazado hasta escribir este post, la verdad es que ha sido solo su planteamiento. Lo profesional está encarrilado, por lo que ha dejado de ser un impedimento; y el político, finalmente lo he descartado porque no me gusta nada la forma de actuar que tienen los partidos tradicionales, así que seguiré luchando por la justicia social sin necesidad de claudicar con sus arcaicos procedimientos. Dicho esto, solo me queda pediros disculpas por el retraso, aunque es cierto que me ha servido para reflexionar sobre la experiencia. Y pensaréis que no ha podido ser de otra manera siendo la quinta vez que me siento a escribiros, ¿no? Pues así es.

Participar con vosotros ha sido…

     Lo cierto es que participar con vosotros en esta actividad ha sido algo totalmente nuevo para mí, algo ilusionante que me ha aportado muchas satisfacciones y algunas conclusiones interesantes, así que muchísimas gracias a José Miguel por la iniciativa y a vosotros por la implicación -no todos os habéis implicado al cien por cien, pero sí he aprendido algo de todos-.

Mis conclusiones, quizá erróneas…

Image226

     Mis conclusiones se orientan a la mejor comprensión de la situación en que os encontráis en esta etapa de vuestras vidas, y de lo importante que es la educación, más allá de los conocimientos académicos. Me centraré en algo que considero fundamental para el desarrollo personal de cualquiera: el pensamiento crítico. Desarrollar la actitud crítica –como análisis de lo que ocurre, no como criticar al de al lado, ya me entendéis- os resultará fundamental para todas las facetas de vuestra vida, y esta actividad de José Miguel os está enseñando a desarrollarlo sin apenas daros cuenta. Leer, comprender lo que se lee, analizarlo, comparar con otras cosas y sacar vuestras propias conclusiones os ayudará a formar vuestras opiniones, personales e intransferibles. No serán opiniones inmutables a través del tiempo, sino que irán modificándose a medida que ampliáis vuestro conocimiento y experiencia, pero sin el hábito que ahora estáis incorporando a vuestra forma de analizar las cosas, esto no sería posible. A mí me hace feliz pensar que muchos de vosotros aprovecháis bien estas clases y actividades porque eso significa que, en un futuro, seréis capaces de tomar decisiones acertadas con más facilidad que quienes se tomen esto como una obligación a la que no ponen nada de su parte. El método no es infalible, y deberéis aprender a fracasar, pero os ayudará a detectar las causas de porqué no ha funcionado y a hacerlo diferente al próximo intento.

Queda mucho por hacer…

     También me he dado cuenta de que aún hay mucho trabajo por delante, los impactos de la publicidad, los medios de comunicación, los programas de televisión y la opinión de los demás son muy poderosos, y no siempre coincidirán con lo que vosotros realmente pensáis de las cosas que pasan a vuestro alrededor. Lo verdaderamente importante es saber qué hacéis cuando esto ocurre, ¿os cuestionáis lo que veis o escucháis? ¿Decís realmente lo que opináis aunque todos los demás lo vean de manera diferente? ¿Actuáis conforme a lo que se espera de vosotros o conforme a lo que verdaderamente creéis que es lo correcto? Me encantaría saber vuestra opinión, si os apetece podéis dejarla en los comentarios.

De qué me ha servido a mí (entre otras cosas):

    http-63525_640 Para terminar, solo contaros que a mí me ha servido de mucho colaborar con vosotros en una cosa más: he aprendido que tengo que salir de vez en cuando de esta especie de burbuja profesional en la que hablamos de nuestras cosas creyendo que todo el mundo entiende de qué hablamos. No es así, cada uno tenemos nuestros propios intereses profesionales e intelectuales, y escucharos a vosotros me ha hecho comprender que es necesario compartir de una manera más activa el conocimiento, así que os anuncio que a partir de esta actividad, y gracias a vosotros, he decidido abrir una nueva sección en la empresa enfocada a eso, a compartir con quienes lo necesiten los conocimientos y experiencias que a mí me están dando resultado por si pueden resultarle útiles a alguien. De momento está en desarrollo, pero espero que muy pronto esté disponible, así que ¡muchas gracias!

Muchas gracias.

     Os deseo a todos mucha suerte, de esa que se labra uno, y os digo desde aquí que estoy a vuestra entera disposición para lo que necesitéis. Siempre encontraréis mi email, mis redes sociales y mi corazón abierto para vosotros.

Un abrazo enorme.

Mónica.

Carta abierta a los alumnos de José Miguel García, del IES Cartuja

Feliz 8 de marzo a mi abuela, y a todas las mujeres luchadoras

Hoy me acuerdo de todas esas mujeres que lucharon contra viento y marea para que hoy podamos reivindicar libremente la igualdad. Ellas no tuvieron tanta suerte, y muchas fueron torturadas, encarceladas, mancilladas, excluidas o sometidas por una sociedad machista que las privaba de su único bien, del único importante, su libertad. Pero no se callaron, no se dejaron derrotar por el miedo, por el rechazo social, por la injusticia. Ellas cogieron el testigo de lo que su tiempo les exigía: unas se sentaron en la zona reservada para blancos en el autobús; otras se unieron a sus compañeros varones en la lucha obrera de las fábricas; otras reivindicando, y consiguiendo, el voto femenino en un parlamento republicano repleto de varones; otras lucharon en la clandestinidad durante la dictadura franquista…, y muchas más de las que pensamos que, aparentando someterse, educaban a sus hijos e hijas como iguales;  y así hasta llenar páginas de historia que nos traen hasta nuestros días, donde cada una eligió su forma de lucha e influyó en su entorno inmediato para que el cambio fuera posible. Lento, pero posible.

A todas las mujeres que silenciosamente han construido la historia
Nunca más una mujer fregando como símbolo de femineidad.

Hoy nos toca coger el relevo, rememorar sus logros y continuar el camino hacia la igualdad.  La situación es desigual en diferentes partes del mundo, pero nuestro ámbito requiere de tu compromiso para que influya en el desarrollo, aunque a distintas velocidades, de la situación de todas las mujeres del mundo. Hoy nos toca luchar contra los salarios desiguales, contra el intento de someter nuestra decisión de ser madres a ideologías religiosas cualesquiera sean, contra un mundo empresarial machista que se apoltrona en sus cuotas de poder porque controlando la economía someten las voluntades. Nos toca seguir remangadas reivindicando el cumplimiento de los acuerdos internacionales que nuestro país suscribe sobre igualdad de género y, sobre todo, nos toca honrar la memoria de todas las mujeres de la humanidad que hicieron posible que yo hoy sea libre de escribir estas letras.

Mónica Cillán.

Feliz 8 de marzo a mi abuela, y a todas las mujeres luchadoras

Conclusiones ante la incoherencia.

Yo contribuí a la situación actual de nuestro país desde el primer momento en que no cuestioné vuestras palabras. Pero hoy tengo algo que deciros:

No son vuestras acciones, es vuestra hipocresía lo que me molesta, la misma que desdice vuestros argumentos. No hace falta rascar, pues ya supura por todas partes. La honestidad es un trapo viejo deshilachado al que le queda apenas un hilo, y vuestras palabras cambian de significado dibujando pensamientos distorsionados. Ni los colores son los que eran cuando los emborronáis con vuestros actos. Hay razones para la estupefacción más absoluta y es la impotencia lo que lleva a la sinrazón, momento justo para detenerse a analizar lo que está ocurriendo.

En mi opinión, los crímenes han tornado en actos de estado, en atentados a la dignidad humana, en ajusticiar a quienes ejercen las libertades. Humilláis la inteligencia con propaganda simple, con un lenguaje barato, vulgar, como si os dirigierais a una audiencia incapaz, irracional, acrítica. Manejáis los altavoces de la ignominia con la esperanza de que os sigan aquellos a los que tratáis como ratas, a los que tratáis como peleles de vuestras baratijas. No podéis pretender que yo mire donde señala vuestro dedo para dejar de mirar el precipicio al que me estáis abocando y, además, pretender salir indemnes.

Da igual si alguna vez fuisteis capaces, da igual si en algún momento fueron buenas las intenciones o si lo siguen siendo, porque subirse al escenario del paternalismo más macabro solo tiene resultados temporales.

Dejad de indicarme el camino y de marcarme la agenda del pensamiento, se que vuestro dios es el poder y rezarle supone perder la equidad necesaria para ser justo. No espero nada de vosotros, ni siquiera compasión por la miseria moral y económica en la me hacéis nadar, porque no habéis sido capaces de robarme la botella de oxígeno, ni de coserme los ojos, ni de taponarme los oídos y se bien que en ello pusisteis, ponéis, pondréis todo el empeño.

A mi alrededor se nota el caos en el que os gustaría vernos, en el que os regocijáis cuando apreciáis el resultado de vuestras artimañas. Habláis heroicamente de mayorías silenciosas, como si el silencio fuera vuestro aliado. El silencio es cómplice muchas veces, sí, pero muchas otras es prudencia, a veces miedo, y casi siempre inteligencia. No hagáis vuestro el silencio de quienes son prudentes, pues la prudencia no concede, solo observa; no hagáis vuestro el silencio de los que tienen miedo, ese solo les pertenece a ellos; ni el de la inteligencia, pues os demostrará que callar no es humillarse ni hincar la rodilla. Vuestro, solo es el silencio cómplice, el de aquellos que callan porque otorgan, el de quienes salen beneficiados con vuestra usura, el de las personas que os creen a pesar de todo, demasiadas veces por fe en vuestra palabra, y muchas otras por fe en vuestra retórica de primaria, como me pasó a mí. Pero si fui capaz de llegar a esta conclusión, errónea o acertadamente, no fue por mi capacidad intelectual, ni porque hayan venido otros a señalaros, fue porque un buen día apliqué, a vuestra actitud política, una reflexión sobre la incoherencia que aplico en mi día a día:

Si los actos no concuerdan con las palabras,

lo que miente son las palabras,

los actos no saben disimular.

Mónica Cillán.

Conclusiones ante la incoherencia.

Cada vez que oigo ‘Grecia fuera del euro’, recuerdo ‘Londres 53’.

   Escuchar ciertas consignas atemorizando al pueblo griego con el único espíritu de coartar su libertad de elección es esperpéntico. Los amos del terror en los años 40, los amos del dinero en el siglo XX, y lo que va del XXI, pero también los más pobres de Europa en 1953, se permiten hoy amenazar al pueblo griego con una salida inminente del euro si se les ocurre votar algo que a su economía no le convenga.

     No sabemos qué habría sido de Alemania si, en febrero de 1953, Grecia, Irlanda o España –entre otros- no hubieran condonado la deuda alemana, que en total supuso una reducción del 50%, contraída durante la guerra y antes de ella también.

                Mónica Cillán.

Puedes leer todos los detalles en este magnífico artículo:

Aprendiendo de la Historia: cuando Irlanda, Grecia y España perdonaron la deuda alemana

Cada vez que oigo ‘Grecia fuera del euro’, recuerdo ‘Londres 53’.

Mis intenciones ficticias

     A mí me interesa que se hable de recuperación económica. Me interesa que la gente se lo crea, sobre todo las pequeñas y medianas empresas. Me interesa muchísimo que el optimismo alcance sus cotas más elevadas. Y, sobre todo, me interesa que sea verdad. Pero no me puedo -ni os debería- engañar. Porque sería el primer paso, quizá el único, hacia el precipicio.

Mis intenciones ficticias.Presidente del Gobierno de Mi Casa

Mis intenciones ficticias

     Los mundos ideales tienen mucho de verdad, pero tienen mucho más de intenciones, y la intención con que se hacen las cosas es quizá lo peor de las acciones.  A veces los hechos no responden a las intenciones, ni las justificaciones que se aportan responden a la verdad de la intención que las motivó.

     Seguro que todos recordáis haber escuchado alguna vez algo así como, “lo siento, no fue mi intención”. Y quizá sea cierto que quien os hablaba creyera que no era esa su intención, pero ¿cuál era entonces? ¿Te hizo daño cuando su intención era demostrarte cuánto te quería? La mente te dirá una y otra vez que las palabras no encajan con los hechos. Y esa es la única forma de saber si las intenciones fueron o no las que tú crees que fueron. Si mi intención es demostrarte cuánto te quiero, mi mente se centrará en aquellas cosas que yo sé que te gustan, que te producen placer, alegría, ilusión…, ¿y resulta que lo que finalmente hago es dañarte?. ¿Qué ha podido fallar entonces? Ha fallado, y estrepitosamente, la variable más importante: que yo te quiera de verdad, y que cuando piense en eso que te gustará piense solo en ti y en tus deseos, sin que intervengan para nada los míos.

     Traslademos este ejemplo a la política. Quieren que nos sintamos bien, demostrarnos que hacen cosas por nosotros porque nos valoran como ciudadanos y gobiernan para todos. Y, en el mejor de los casos,  hacen cosas que ellos creen que son lo mejor para nosotros. ¿Qué falla entonces si el resultado de esas cosas no redunda verdaderamente en algo positivo para nuestra vida? Que vuelve a fallar la variable más importante: no es verdad que nos quieran, por tanto, la intención verdadera nunca puede ser complacernos.

     Las palabras se las lleva el viento.

Mónica Cillán.

Mis intenciones ficticias

Argumentaciones en redes sociales

     No tengo ni idea de qué proceso psicofisiológico se lleva a cabo en uno mismo cada vez que se esgrime un argumento, pero se puede deducir que, si no el orden, sí la calidad de los factores altera el producto. Y la inmediatez de las redes sociales ha devenido en un resultado inquietante: cuanto menos formada tenemos la opinión, más posibilidades hay de que utilicemos argumentos reversibles. ¿Qué validez tiene una argumentación que puede servir para defender exactamente la posición contraria?

    Este ejemplo menciona partidos políticos, pero es una mera anécdota, podría extrapolarse a cualquier tema. Lo que pasa es que fue este tuit el que motivó este post y, por tanto, es el que menciono, pero ya digo que no pretende ser esta una reflexión política, ni posicionarme respecto al contenido:

Argumentos en redes sociales y viceversa

Mi conclusión es que si tus argumentos valen para respaldar lo contrario, o para que se contraargumente utilizando el mismo razonamiento, deberíamos darlo por incorrecto y buscar otro argumento más sólido. ¿Qué opináis vosotros?

Mónica Cillán

Argumentaciones en redes sociales

La publicidad a veces mata; y el spam remata.  

   

      Ads. Recuerda bien esta abreviatura, porque se traduce como veneno. Vale, se traduce como anuncio, pero su efecto puedes ser letal.

Tras la implantación y buenos resultados de Google Adwords y Facebook Ads, llega Twitter Ads. Y aquí es donde la gota colma el vaso y vivo en un fino alambre sobre el precipicio. Mi angelito y mi demonio se baten a muerte en mi cabeza y temo que quien vaya a morir sea yo. El angelito defiende, sin estridencias pero contundentemente, un mundo libre de Ads. Mientras que mi demonio esgrime un tridente cargado de argumentos a su favor.

La publicidad, a veces mata. Y el spam remata.

     Un día cualquiera:

Ring, ring… (Vale, mi móvil no suena así, pero no me sé la onomatopeya del sonido real)

-¿Sí, dígame?- respondo

-Hola Mónica, buenos días, te llamo para confirmarte que hemos aprobado el presupuesto para las campañas en medio sociales. Te envío todos los datos por email.

-Ah, genial. Espero ese correo. Muchas gracias.

-Gracias a ti. Un saludo.

-Hasta luego. Un saludo.

Sé, como profesional, que invertir parte del presupuesto en anuncios es importante. Y sé, como usuaria, que no me gusta, en absoluto, recibir anuncios mientras disfruto de la red. Teniendo en cuenta que los anuncios van dirigidos a usuarios, me pregunto si el resto de usuarios pensará como yo. Para saberlo, consulto estudios y encuestas para conseguir datos que me ayuden a sacar una conclusión. Y los datos son contundentes, a los usuarios les gusta recibir anuncios sí, pero no cualquier anuncio. Les gusta recibir aquello que les interesa, aquello que les resulta útil o aquello que les reporta algún beneficio. -En ese momento, mi fe en la inteligencia humana se desvanece, pero este pensamiento me lo quedo para mí y no lo cuento jamás-.

     Aparco al angelito. Y escucho al demonio:

“Los anuncios ayudan a las empresas a promocionarse y llegar a sus potenciales clientes, cuanto más inviertas más éxito obtendrás. No te cortes, paga y siéntate a esperar”.

     Aparco al demonio y escucho al angelito:

“Nada de anuncios, la gente los ignorará y habrás tirado el dinero. Aparte de dejar de seguir tu página y denunciarte por spam”.

     Aparco a ambos y concluyo:

La publicidad que hagas de tu negocio puede ayudar a que lo mate o a que lo catapulte al éxito. Promociona tu negocio, sí, pero haz un buen enfoque; segmenta adecuadamente a quién llegarán dichos anuncios; ofréceles algo que les sea útil, que les interese o que les reporte algún beneficio. Y nunca te sientes a esperar.

¿Qué te parecen a ti los anuncios en los medios sociales?

Mónica Cillán.

La publicidad a veces mata; y el spam remata.  

De imposiciones ya sabe bastante la Historia

     A mí me gusta elegir a mis amigos, dónde vivo, con quién comparto intereses y con quiénes no quiero estar. Nadie me considera irresponsable (o sí, pero han de respetarlo) por decidir sobre mi vida y mis alianzas.

     Pido lo mismo para todas las personas del planeta. Libertad para elegir como individuos y como pueblo. Porque los pueblos deben poder elegir qué quieren ser, dónde quieren estar y quiénes quieren que sean sus amigos. Igual que las personas de forma individual.

Fuente: elrincondejoey.wordpress.com
Fuente: elrincondejoey.wordpress.com

    Y da igual si el resultado es permanecer unidos o separarse, lo verdaderamente importante es que puedan decidir por sí mismos sin que nadie venga a imponerles nada; ni desde dentro, ni desde fuera.

Mónica Cillán

@mcilland

De imposiciones ya sabe bastante la Historia