Ni permiso ni perdón

Me gusta el verbo libre y desnudo

despojado de florituras,

imberbe en sus intenciones

y de canoso efecto.

 

Me sumo al clamoroso gritar del alma pidiendo libertad;

al absurdo de lo cotidiano.

Soy, entre muchas otras nadas, una nadería

rozando tu piel silente en esas noches calurosas;

el frescor del mar en el baño de San Juan;

el rayo de luna invisible y el rayo de sol invernal.

 

Soy el rumor cuando se vuelve murmullo acariciante;

la miseria a contraluz expuesta,

descarnadamente abierta y apestando.

 

Desalmo los sentimientos,

busco en la basura de la conciencia

pretendiendo sernos

cuando solo sabemos sabernos.

 

Cillán M. 

Ni permiso ni perdón

2 comentarios en “Ni permiso ni perdón

Tu opinión es muy importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s