Indignación, reflexión, acción.

247762_216241218396632_2784397_n
Plaza de Zocodover. Toledo. Mayo de 2011.

        En estos días se cumplen cuatro años y medio de esta fotografía. Jamás había pensado que yo algún día estaría en una plaza pública, rodeada de gente, hablando de política. Expresando libremente mi opinión y escuchando las más diversas opiniones de tantísimas ideologías diferentes. Aprendí mucho, muchísimo, pero lo más importante que aprendí para aplicar a lo que hoy me ocupa fueron dos cosas:

-La primera, saber el significado de las palabras que utilizan las noticias, los políticos y los tertulianos cuando hablan de política. Se podría decir que aprendí un idioma, pues de repente sus frases cobraban un significado real. A veces, realmente terrible.

-La segunda, a entender que la política, hacer política, es mucho más que votar cada cuatro años.

     Durante aquellos días, y a partir de entonces, ha habido cuatro citas electorales:

-Las municipales y autonómicas de 2011, donde el país se tiñó de azul de forma abrumadora.

-Las generales de 2011, donde el gobierno central se tiñó de azul con mayoría absoluta.

-Las europeas de 2014, donde se empezó a observar una tendencia clara de desaprobación a la gestión que se estaba llevando a cabo por quienes habían arrasado en 2011.

-Las municipales y autonómicas de 2015, donde esa tendencia de las europeas se materializó en una reversión de muchas corporaciones municipales y cambios de gobiernos autonómicos.

Durante estos años.

     Siempre me ha interesado la política y, mucho más, la historia. Y este interés ha suscitado que nunca me haya sido ajeno lo que ocurría alrededor. Desde que tengo posibilidad de votar ha habido seis elecciones generales, estas serán las séptimas y serán las primeras en que iré a votar.

     Veintidós largos años desde aquellas generales del ’93 en los que, no habiendo votado, he participado en la vida política sin saber que lo estaba haciendo: formando mi actitud crítica, informándome, debatiendo en casa, con los amigos, en las plazas, en las redes sociales… Y, desde el mes de mayo de 2011, además, reflexionando. Los tres primeros años (de estos últimos cuatro) los pasé muy indignada con lo que ocurría, muy sensibilizada con las medidas que se iban tomando desde los distintos gobiernos, muy atenta a las tertulias, a los periódicos, a la radio y a los políticos, hasta que día 31 de diciembre de 2014 tomé una decisión, entrábamos en año electoral e intentaría evitar en todo lo que pudiera, informarme a través de los medios tradicionales. Busqué medios alternativos de distintas ideologías, leía el BOE, las declaraciones oficiales, las sentencias y procedimientos judiciales ante la corrupción, las reacciones de los distintos partidos ante las mismas. Y, a partir de mayo de este año, me he preocupado de saber qué medidas se adoptaban en los gobiernos municipales y autonómicos en que habían entrado los partidos más recientes: en los habían conseguido tener capacidad de decisión, qué apoyaban cuando eran otros quienes gobernaban o cómo gestionaban sus coaliciones. Y para rematarlo, durante estos días de campaña electoral oficial, solo he visto los debates políticos de los candidatos o miembros de los partidos, los mítines de distintas formaciones y leído sus programas electorales.

Jornada de reflexión.

     Hoy es jornada de reflexión, pero muchos llevamos cuatro años reflexionando y más de veintidós observando y formándonos una opinión crítica.

       Mi conclusión es que lo que está pasando y la situación en la que estamos es algo que yo nunca hubiera imaginado para mi país cuando oía hablar de política en casa, ni cuando empecé a comprender la historia, ni siquiera cuando hubo que echar a un gobierno corrupto allá por los años noventa. Las cosas que pasan hoy son incompatibles con mis valores humanistas, son insostenibles por la razón crítica en virtud de la justicia social y son intolerables para quienes de verdad crean en la democracia.

     Pienso hoy en mis amigos que están lejos y no han podido votar. No son números, son personas a las que se les niega un derecho. Uno más. Y en los abstencionistas que, para paliar esta situación y a través de la Marea Granate, se han puesto en contacto con exiliados para cederles su voto y que puedan ejercer ese derecho vetado.

     Pienso en mi padre, que cuando se enteró de que no estaba inscrito en el censo de aquí se fue corriendo a Correos para que su voto cuente. Y en Alfonso, que también ha votado por correo.

     Y, pienso, cómo no, en todas esas personas que no podrán votar por motivos ajenos a su voluntad.

     Como es lógico, esto es solo un resumen, no podría detallar en un post como este cada una de mis reflexiones sin convertirlo en un tostón, pero servirá para haceros llegar cuál es mi sensación ante la cita electoral de mañana, un momento que yo considero importante para el rumbo futuro de nuestro país y, a nivel personal, un nuevo punto de inflexión en mi forma de ver y afrontar la política. Que desde luego, no se quedará en votar cada cuatro años.

Mi decisión.

      Por todo esto, y por primera vez, creo que cuento con la información suficiente porque la que tengo es importante y pone el foco en lo ineludible (mucha menos de la que me gustaría, pero suficiente).

   Creo también que mi opinión está bien formada y fundada en conclusiones racionales basadas en hechos objetivos y constatables.

      Por tanto, me siento capacitada para votar en plena conciencia de lo que voto, asumiendo los riesgos que conlleva pero sabiendo que la perfección no existe y que los milagros tampoco. No creo que ningún partido político esté capacitado para obrar un cambio lo suficientemente profundo que haga que todos veamos satisfechas nuestras aspiraciones en poco tiempo, pero tengo claro cuál es mi opción mañana. Por eso votaré.

Mónica Cillán.

@mcilland

Indignación, reflexión, acción.

Tu opinión es muy importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s