Palabras que dejé de decir, por Adriana González

     Al abrir mis ojos, te vi y me dije para mí misma: «Mira cómo eres, qué hermosa». No podías ser de otra forma, porque tu voz y tus palabras reflejaban exactamente cómo te estoy viendo. Fuimos de la mano juntas sin separarnos ni por un segundo (bueno o malo no me importa, así fue), tu dulzura, tu ternura, tu entrega, tus errores, tus aciertos, tus sonrisas, tus regaños, tu templanza, tu valentía, tu lucha, tu amor hizo de mí lo que soy hoy en día, y desde aquí solo me resta decirte: ¡GRACIAS!

     Durante nuestro andar aprendimos la una de la otra, nos reímos hasta más no poder, hubo días que realmente no nos soportábamos, pero fueron más los días buenos que los malos. El camino nos hizo vivir momentos inolvidables que nadie podrá borrar de nuestros recuerdos, y que sin ellos no hubiéramos crecido de la forma que lo hicimos.

Nt3

Me enseñaste a no renunciar a mis sueños, a mis metas y a mis objetivos; me inculcaste a no renunciar ni abandonar algo ya comenzado, me enseñaste que yo podía con esto y mucho más. Tuviste muchos miedos, pero jamás dejaste que yo los viera; todo lo contrario. Superaste obstáculos que más de uno hubiera abandonado o se hubiera dado por vencido, y tú jamás, tú continuabas. Con tu dulzura, con tu carisma, con tu bondad, con tu ternura, con tu «don de gentes» te ganaste a todos y siempre lograbas todo lo que te proponías.

La vida y el destino te pusieron una prueba que por muchos años luchaste contra ella, hasta que no pudiste más. No te juzgo, todo lo contrario, sé que hiciste todo lo que pudiste para combatirla, pero no en la vida siempre se gana, hay jugadas que se pierden. Pero tu mejor regalo que dejaste fue tu vida, tu ejemplo, tu generosidad, tu labor por los demás sin pensar en ti; tu sonrisa, tu justicia, tu igualdad…, y por lo menos en lo que a mí me concierne, tu mejor jugada fue hacer de mí lo que soy hoy. Sin ti jamás lo hubiera logrado.

Sé que en acciones te lo hice saber, y muchas veces te dije que te amaba; pero jamás te di las GRACIAS por ser mi mejor amiga, mi mejor aliada, mi mejor compañera y mucho más. No es necesario tenerte en presencia física porque soy tan tú, que yo soy tú. Y juntas seguiremos nuestro camino, y sé que hubieras querido hacer más, y con mi ayuda lo haremos.

No será fácil, pero lo lograremos.

Quiero darle las gracias a mi amiga Mónica Cillán por brindarme el honor de poder escribir estas palabras y ofrecerme su blog para publicar estas reflexiones personales, que nunca había tenido la oportunidad de expresar ni lugar para hacerlo. Eres un encanto, y gracias a esas jugadas de la vida que nos pone en el camino nos conocimos de forma virtual, y es un privilegio contar con tu amistad en mi vida.

Adriana González

Palabras que dejé de decir, por Adriana González

3 comentarios en “Palabras que dejé de decir, por Adriana González

  1. Reblogueó esto en Magenta Innovación Gerencialy comentado:
    En la vida (sin querer) dejamos pasar los días y no le decimos al que vemos todos los días muchas cosas. Aprovecha la vida y no lo dejes pasar, porque a veces te puede pasar como a mi, que ya es muy tarde.
    Gracias a Mónica Cillán que nuevamente me abre su blog para expresar lo que hace 6 años dejé de decir. Te amé, Te amo y Te amaré por siempre.
    Gracias amiga, no fue fácil pero tenía que hacerlo y gracias a ti lo logré.

    Le gusta a 1 persona

Tu opinión es muy importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s