Susurrando a la Mezquita

Tus arcos se reivindican y se imponen, sin apenas pretenderlo. Son arterias de sabia nueva y letanía de culturas, haciéndome sentir cordobés viniendo de donde venga. Tu inmensidad silenciosa acoge vida ilustre de esta tierra, los misterios que caminan junto a los pasos cansados del visitante o la oración silenciosa sin ser creyente.

3dc117c31034be7f4a318ca8038198c2

Historia de plenitud, de capital de un imperio,

musulmana y cordobesa:

inherentes dos mitades, dos herencias.

Eres reina de la orilla donde la cultura es piedra,

quien cautiva y enamora;

quien se vierte ante los ojos de quien la mira extasiado,

clavándose en la mirada, aun con los ojos cerrados.

Cillán M.

Susurrando a la Mezquita

2 comentarios en “Susurrando a la Mezquita

Tu opinión es muy importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s